Quién soy

Siempre me han gustado las leyendas, esos relatos cortos que se transmiten de generación en generación. Casi todas las que he escuchado o leído están cargadas de magia ya que mezclan fantasía con realidad. Además, suelen aportan enseñanzas que, aún si cabe, las hacen más bonitas.

Os comento esto en relación a unos cuadros que estoy haciendo. Unas reproducciones, a mi estilo, de vestidos tradicionales chinos. Están realizados con telas, cintas e hilos de colores.

La idea surgió a raíz de un souvenir que compré en China y de un conocido relato de ese país, La leyenda de Mulan:

Cuenta la leyenda, de una joven llamada Mulan, que decide disfrazarse de hombre para ocupar el lugar de su anciano padre en el ejército.

Tras cumplir su servicio militar, el Emperador le ofrece los más altos honores pero ella los rechaza para volver a su hogar.

Cuando los antiguos compañeros del ejército acuden a visitarla, quedan impactados al verla vestida como una mujer pues en sus años de batalla, pensaron que era un varón quien los acompañaba.

La leyenda termina diciendo:

Las patas del conejo saltan más, los ojos de la hembra son algo más pequeños, pero cuando ves un par corriendo en el campo, ¿quién logra  distinguir la liebre del conejo?

El caso es que aquí estoy, con mis cuadros orientales basados en las dos caras de Mulan, la masculina (el traje del guerrero) y la femenina (el vestido de la dama).

Espero que os gusten.

Ana Suescun Erro

2015-02-07 10.37.46

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s